Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La mujer en el franquismo

Durante el franquismo la mujer consiguió una mejora social sin precedentes. En los 60 el número de mujeres en las universidades se multiplicó por 20, ya podía tener propiedades, ser empresaria, ser diputada en Cortes, votar, etc. La mujer ya dejó de estar sometida al marido por ley. Si esto seguía haciéndose era por motivos culturales.

Entrevista a Bernardo Peña Herrera por Javier Navascués

Los manipuladores de la historia, que han demonizado al franquismo, nos presentan esos 40 años como un infierno para las mujeres. Una sociedad machista donde la mujer no pintaba nada. Nada más lejos de la realidad, pues precisamente en estos años la mujer consiguió unas mejoras sociales e individuales sin parangón en ningún otro período de la historia española.

Bernardo Peña Herrera estudió Psicología en la Universidad de Jaén, y sendos másteres de Psicología Clínica y Forense. Actualmente es doctorando por el CEU-San Pablo. Ha trabajado como psicólogo en diversas organizaciones y empresas. Ha sido profesor universitario durante 4 años en dos universidades ecuatorianas. Actualmente es colaborador en El Correo de Madrid y trabaja como consultor. Nos habla en esta entrevista sobre la tesis doctoral que está cursando sobre los derechos de la mujer en el franquismo.

¿Por qué una tesis sobre los derechos de la mujer bajo el gobierno de Franco?

Bueno, creo que no se ha hecho justicia al papel tan importante que tuvo la mujer en aquellos años. Se le ha considerado pasiva, irrelevante y conformista. La leyenda que se han inventado en la actualidad prácticamente nos dice que la mujer estaba recluida en su casa, sin derechos, sin posibilidades de desarrollo personal y profesional. Esto es radicalmente falso.

Antes de hablar delos logros de la mujer durante el régimen, ¿podría decirnos cuál era la situación de la mujer en la II República? 

Recordemos que la República llegó inesperadamente por la defección de los monárquicos que, habiendo ganado las elecciones municipales, cedieron el poder a las fuerzas republicanas porque éstas habían ganado en algunas ciudades importantes.

Desde el principio, la República -aunque en algunos aspectos bien intencionada- no supo satisfacer sus promesas. Fue un régimen fracasado desde el principio, a excepción del bienio conservador, contra el que las izquierdas intentaron constantes golpes de Estado.

La República tenía buenas palabras y actitudes favorables hacia los derechos femeninos, aunque desgraciadamente casi nunca llegaban a materializarse. Caso diferente fue, lo que se llamó, la “re-concesión” del derecho al voto de la mujer (le digo re-concesión porque fue Primo de Rivera quien concedió el voto a la mujer por primera vez en España). Pese a la oposición por parte del PSOE y de los radicales, las Cortes aprobaron el derecho al voto femenino en el nuevo régimen republicano. Salvo esta excepción, poco más se otorgó a las mujeres, más allá de buenos deseos y notas sobre el papel que no llegaban a materializarse en la práctica.

¿Cuáles fueron los principales derechos individuales y colectivos que consiguió la mujer en el franquismo?

Ya durante los primeros años del franquismo se mejoró notablemente la calidad de vida de las mujeres, la higiene, la alimentación, la alfabetización, el acceso a los estudios (incluidos los universitarios) y, un dato muy importante, mejoró la esperanza de vida femenina. Partiendo de la situación que se partía, en un contexto internacional totalmente desfavorable y hostil, estos hechos eran ya un logro impresionante.

Más adelante, a partir del Plan de Estabilización y, sobre todo durante la década de los años 60, la mujer experimentaría una mejora sin precedentes en lo que se refiere a derechos y logros. Por decir algunos: el número de mujeres en las universidades se multiplicó por 20, con respecto a los años 40 y 50. A partir de esos años 60 ya podía tener propiedades, ser empresaria, ser diputada en Cortes, votar, etc. La mujer ya dejó de estar sometida al marido por ley. Si esto seguía haciéndose era por motivos culturales.

¿Cómo se vieron estas mejoras en la vida cotidiana?

La mujer adquiriría cada vez más relevancia en la sociedad, la cultura, la universidad, los medios de comunicación, la política, el mundo de la empresa y los negocios, etc.

¿Qué papel tuvo la Sección Femenina en la formación de la mujer?

La Sección Femenina tuvo un papel fundamental durante el franquismo. Ya en 1973 contaba con casi 300.000 miembros.

Se preocupó por la salud y calidad de vida de las mujeres. Les ofrecía formación profesional, moral y espiritual. Evidentemente, no era un grupo feminista. Enseñaba a las mujeres a cuidar del hogar, su familia y a participar en el Auxilio Social (una organización humanitaria que hizo una enorme labor social en esos años). Se enseñaba a la mujer el papel vital que tenía en la sociedad y, sobre todo, a servir y ser útil a la misma.

¿Por qué las feministas no reconocen los derechos que consiguió en esos años la mujer?

En primer lugar, pese a los enormes avances que supuso para la mujer aquel periodo histórico, no se podía hablar de que el régimen fuese feminista; es más, estaba en contra del feminismo. Además, durante aquella época se ensalzaba a la mujer como elemento esencial de la sociedad por su facultad de ser madres, y el pilar fundamental de la familia. Hay “derechos” que las feministas defienden ahora y que el régimen estaba en contra: como el aborto, las políticas de género, etc. Las feministas tampoco perdonan que el régimen se consideraba católico, era conservador, y muy opuesto a los supuestos derechos que ellas defienden.

Para finalizar y a modo de resumen, ¿fueron justos los derechos que el franquismo concedió a las mujeres?

Desde mi punto de vista sí; fueron más que necesarios. Por primera vez en España hubo un régimen que implementó políticas de verdad para que las mujeres mejoraran su vida y dejaran, poco a poco, de estar consideradas inferiores al hombre. Desde el franquismo hubo un esfuerzo por conseguir la igualdad real, que es la igualdad ante la ley. Cabe destacar que estos cambios sociales se hicieron progresivamente, sin incidentes, sin demagogia ni exhibiciones oportunistas.

Fuente: https://www.eldiestro.es/2018/10/mujer-franquismo-mejora-bernardo-pena-entrevista/

Pilar Careaga Basabe, primera mujer Ingeniero de España, falangista y Alcaldesa de Bilbao

Pilar Careaga Basabe nació el 26 de octubre de 1908, en Madrid, en el seno de una familia bilbaína. Hija de Pedro de Careaga, primer Conde de Cadagua, y de Concepción Basabe y Zubiría. Estudió Ingeniería Industrial en la Escuela de Madrid, finalizando en 1929, con solo 21 años. A su promoción se la llamaba “la promoción de Pilar”, de la que formaron parte, entre otros, Ernesto La Porte y José María de Oriol y Urquijo.
Fue la primera mujer ingeniera de España, siendo igualmente la primera mujer en conducir un ferrocarril, estando en prácticas. No ejerció  la profesión. También obtuvo el título de Patrón de embarcaciones de recreo. En su juventud se afilió a Renovación Española, en 1931, impulsando la revista Acción Española. Se presentó como diputada a Cortes, no saliendo elegida. La Cruzada de Liberación Nacional la sorprendió en Bilbao. Fue detenida en el mes julio de 1936 por los milicianos frentepopulistas y encarcelada en la prisión de Larrinaga y, luego, en el Convento de los Ángeles Custodios convertido en cárcel, hasta el 11 de septiembre de ese año, en que fue canjeada por la Cruz Roja Internacional y se trasladó a Zona Nacional.
Se incorporó en Valladolid a la Columna que se emplazó en el Frente de Madrid, como Delegada de Frentes y Hospitales de la Sección Femenina de la Falange, y contribuyó a organizar la asistencia a las Fuerzas combatientes en la Casa de Campo y en la Ciudad Universitaria. Participó en la Cruzada como Enfermera. Una vez liberado Madrid, abrió los primeros comedores y centros de refugio de Auxilio Social y visitó hospitales. Por Orden de 10 de julio de 1939, BOE nº 195, SE el Generalísimo de los Ejércitos Nacionales Francisco Franco Bahamonde, le concedió la Cruz Roja al Mérito Militar, por su elevado espíritu, entusiasmo y desprecio de todo riesgo y fatiga demostrados en el transcurso de la Campaña, habiendo sufrido fuego de cañón y fusilería enemiga, en Hospitales de Campaña.

 

En el minuto 42’10 sale Cristina Almeida (cuyo padre fue condecorado con la Encomienda sencilla de la Orden Imperial del Yugo y las Flechas) y en el minuto 1’21’03 sale Manuela Carmena.

Pilar Careaga Basabe, primera mujer Ingeniero de España y Alcaldesa de Bilbao

La mujer en el franquismo

Durante el franquismo la mujer consiguió una mejora social sin precedentes. En los 60 el número de mujeres en las universidades se multiplicó por 20, ya podía tener propiedades, ser empresaria, ser diputada en Cortes, votar, etc. La mujer ya dejó de estar sometida al marido por ley. Si esto seguía haciéndose era por motivos culturales.

Entrevista a Bernardo Peña Herrera por Javier Navascués

Los manipuladores de la historia, que han demonizado al franquismo, nos presentan esos 40 años como un infierno para las mujeres. Una sociedad machista donde la mujer no pintaba nada. Nada más lejos de la realidad, pues precisamente en estos años la mujer consiguió unas mejoras sociales e individuales sin parangón en ningún otro período de la historia española.

Bernardo Peña Herrera estudió Psicología en la Universidad de Jaén, y sendos másteres de Psicología Clínica y Forense. Actualmente es doctorando por el CEU-San Pablo. Ha trabajado como psicólogo en diversas organizaciones y empresas. Ha sido profesor universitario durante 4 años en dos universidades ecuatorianas. Actualmente es colaborador en El Correo de Madrid y trabaja como consultor. Nos habla en esta entrevista sobre la tesis doctoral que está cursando sobre los derechos de la mujer en el franquismo.

¿Por qué una tesis sobre los derechos de la mujer bajo el gobierno de Franco?

Bueno, creo que no se ha hecho justicia al papel tan importante que tuvo la mujer en aquellos años. Se le ha considerado pasiva, irrelevante y conformista. La leyenda que se han inventado en la actualidad prácticamente nos dice que la mujer estaba recluida en su casa, sin derechos, sin posibilidades de desarrollo personal y profesional. Esto es radicalmente falso.

Antes de hablar de los logros de la mujer durante el Régimen, ¿Nos podría decir cuál era la situación de la mujer en la República?

Recordemos que la República llegó inesperadamente por la defección de los monárquicos que, habiendo ganado las elecciones municipales, cedieron el poder a las fuerzas republicanas porque éstas habían ganado en algunas ciudades importantes.

Desde el principio, la República -aunque en algunos aspectos bien intencionada- no supo satisfacer sus promesas. Fue un régimen fracasado desde el principio, a excepción del bienio conservador, contra el que las izquierdas intentaron constantes golpes de Estado.

La República tenía buenas palabras y actitudes favorables hacia los derechos femeninos, aunque desgraciadamente casi nunca llegaban a materializarse. Caso diferente fue, lo que se llamó, la “re-concesión” del derecho al voto de la mujer (le digo re-concesión porque fue Primo de Rivera quien concedió el voto a la mujer por primera vez en España). Pese a la oposición por parte del PSOE y de los radicales, las Cortes aprobaron el derecho al voto femenino en el nuevo régimen republicano. Salvo esta excepción, poco más se otorgó a las mujeres, más allá de buenos deseos y notas sobre el papel que no llegaban a materializarse en la práctica.

¿Cuáles fueron los principales derechos individuales y colectivos que consiguió la mujer en el franquismo?

Ya durante los primeros años del franquismo se mejoró notablemente la calidad de vida de las mujeres, la higiene, la alimentación, la alfabetización, el acceso a los estudios (incluidos los universitarios) y, un dato muy importante, mejoró la esperanza de vida femenina. Partiendo de la situación que se partía, en un contexto internacional totalmente desfavorable y hostil, estos hechos eran ya un logro impresionante.

Más adelante, a partir del Plan de Estabilización y, sobre todo durante la década de los años 60, la mujer experimentaría una mejora sin precedentes en lo que se refiere a derechos y logros. Por decir algunos: el número de mujeres en las universidades se multiplicó por 20, con respecto a los años 40 y 50. A partir de esos años 60 ya podía tener propiedades, ser empresaria, ser diputada en Cortes, votar, etc. La mujer ya dejó de estar sometida al marido por ley. Si esto seguía haciéndose era por motivos culturales.

¿Cómo se vieron estas mejoras en la vida cotidiana?

La mujer adquiriría cada vez más relevancia en la sociedad, la cultura, la universidad, los medios de comunicación, la política, el mundo de la empresa y los negocios, etc.

¿Qué papel tuvo la Sección Femenina en la formación de la mujer?

La Sección Femenina tuvo un papel fundamental durante el franquismo. Ya en 1973 contaba con casi 300.000 miembros.

Se preocupó por la salud y calidad de vida de las mujeres. Les ofrecía formación profesional, moral y espiritual. Evidentemente, no era un grupo feminista. Enseñaba a las mujeres a cuidar del hogar, su familia y a participar en el Auxilio Social (una organización humanitaria que hizo una enorme labor social en esos años). Se enseñaba a la mujer el papel vital que tenía en la sociedad y, sobre todo, a servir y ser útil a la misma.

¿Por qué las feministas no reconocen los derechos que consiguió en esos años la mujer?

En primer lugar, pese a los enormes avances que supuso para la mujer aquel periodo histórico, no se podía hablar de que el régimen fuese feminista; es más, estaba en contra del feminismo. Además, durante aquella época se ensalzaba a la mujer como elemento esencial de la sociedad por su facultad de ser madres, y el pilar fundamental de la familia. Hay “derechos” que las feministas defienden ahora y que el régimen estaba en contra: como el aborto, las políticas de género, etc. Las feministas tampoco perdonan que el régimen se consideraba católico, era conservador, y muy opuesto a los supuestos derechos que ellas defienden.

Para finalizar y a modo de resumen, ¿fueron justos los derechos que el franquismo concedió a las mujeres?

Desde mi punto de vista sí; fueron más que necesarios. Por primera vez en España hubo un régimen que implementó políticas de verdad para que las mujeres mejoraran su vida y dejaran, poco a poco, de estar consideradas inferiores al hombre. Desde el franquismo hubo un esfuerzo por conseguir la igualdad real, que es la igualdad ante la ley. Cabe destacar que estos cambios sociales se hicieron progresivamente, sin incidentes, sin demagogia ni exhibiciones oportunistas.

Fuente: https://www.eldiestro.es/2018/10/mujer-franquismo-mejora-bernardo-pena-entrevista/

 

Pilar Careaga Basabe, primera mujer Ingeniero de España, falangista y Alcaldesa de Bilbao

Pilar Careaga Basabe nació el 26 de octubre de 1908, en Madrid, en el seno de una familia bilbaína. Hija de Pedro de Careaga, primer Conde de Cadagua, y de Concepción Basabe y Zubiría. Estudió Ingeniería Industrial en la Escuela de Madrid, finalizando en 1929, con solo 21 años. A su promoción se la llamaba “la promoción de Pilar”, de la que formaron parte, entre otros, Ernesto La Porte y José María de Oriol y Urquijo.
Fue la primera mujer ingeniera de España, siendo igualmente la primera mujer en conducir un ferrocarril, estando en prácticas. No ejerció  la profesión. También obtuvo el título de Patrón de embarcaciones de recreo. En su juventud se afilió a Renovación Española, en 1931, impulsando la revista Acción Española. Se presentó como diputada a Cortes, no saliendo elegida. La Cruzada de Liberación Nacional la sorprendió en Bilbao. Fue detenida en el mes julio de 1936 por los milicianos frentepopulistas y encarcelada en la prisión de Larrinaga y, luego, en el Convento de los Ángeles Custodios convertido en cárcel, hasta el 11 de septiembre de ese año, en que fue canjeada por la Cruz Roja Internacional y se trasladó a Zona Nacional.
Se incorporó en Valladolid a la Columna que se emplazó en el Frente de Madrid, como Delegada de Frentes y Hospitales de la Sección Femenina de la Falange, y contribuyó a organizar la asistencia a las Fuerzas combatientes en la Casa de Campo y en la Ciudad Universitaria. Participó en la Cruzada como Enfermera. Una vez liberado Madrid, abrió los primeros comedores y centros de refugio de Auxilio Social y visitó hospitales. Por Orden de 10 de julio de 1939, BOE nº 195, SE el Generalísimo de los Ejércitos Nacionales Francisco Franco Bahamonde, le concedió la Cruz Roja al Mérito Militar, por su elevado espíritu, entusiasmo y desprecio de todo riesgo y fatiga demostrados en el transcurso de la Campaña, habiendo sufrido fuego de cañón y fusilería enemiga, en Hospitales de Campaña.

 

Pilar Careaga Basabe, primera mujer ingeniero de España y alcaldesa de Bilbao

Comparte