Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Apoyos a Franco

 

Franco y los judíos

Es bien conocida la historia del cónsul español Ángel Sanz Briz que, a instancias de Franco, liberó a miles de judíos de la persecución nazi por medio de pasaportes para salir de territorio alemán (ver) lo que le mereció el título honorífico de Justo entre las Naciones.

Lo que no es tan conocido es que, por orden de Franco, fueron salvados unos 50.000 judíos de toda Europa hasta el punto de ser considerado como un Héroe del Holocausto por un historiador judío.

Tampoco es conocido que en todas las sinagogas de EEUU se recuerda a Franco el día 20 de noviembre y los numerosos testimonios de agradecimiento de personalidades y autoridades judías hacia su persona (Testimonios sobre Franco y los judíos )

Ni tampoco que dos días después de su muerte, el 22 de noviembre de 1975, y ante el arca de la sinagoga de Nueva York, el rabino de la misma hizo una rogativa especial por el alma del Caudillo “…por haber tenido piedad de los judíos…”  Leer más….

​¡Tantas cosas han sido ocultadas o tergiversadas en la leyenda negra contra Franco! Pero la verdad padece pero no perece, y hasta los que fueron sus enconados enemigos, como Pio Moa, reconocen y elogian sus méritos en la actualidad:  La gratitud de los judíos a Franco.

Franco, benefactor de los judíos

Los judíos protegidos por Franco o la recurrente tergiversación antifranquista (en respuesta a un artículo de El País)

Franco, mundialmente famoso

Sobre Franco se ha escrito más que sobre cualquier otro estadista de mundo, y 43 años después de su muerte el interés por su figura sigue creciendo. Sólo desde que existe Google, las búsquedas de Franco suman más de 570 MILLONES, y de Francisco Franco, otros 149 millones. Y todas las redes sociales están llenas de testimonios de admiración y recuerdo de su gran obra y de los horrores del Régimen que le precedió.

Reacción mundial ante su muerte

El prestigio de Franco entre la comunidad internacional fue tal que, al conocer la noticia de su muerte, la ONU guardó un minuto de silencio puestos en pie. Asimismo, a su funeral acudieron mandatarios de 93 países. Y esa admiración sigue existiendo en países como Francia, que se ha negado a retirarle a Franco el título de la Legión de Honor (ver noticia). Este prestigio tiene un valor extraordinario considerando la animadversión de los aliados por Franco al término de la Guerra Civil  cuando España fue aislada y sometida a un embargo mundial (VER). De todo ello salió victorioso Francisco Franco con la ayuda de Dios y el apoyo de su Pueblo.

 

LOS INTELECTUALES CON FRANCO

Artículo de Javier Giral Palasí recogido en el libro “Contra la Manipulación de la Izquierda”.

El liberal y antifranquista Salvador de Madariaga escribió sobre las presiones en el ambiente de represión y terror que sufrieron los intelectuales en la zona roja:

“En esta atmósfera de violencia la vida del espíritu era imposible. Al comienzo de la guerra se obligó a los intelectuales del país a firmar un manifiesto en favor de la República, es decir de la revolución que por el extranjero circulaba con disfraz republicano. Los tres escritores que había fundado la Asociación al Servicio de la República en 1931, José Ortega y Gasset, Gregorio Marañón y Ramón Pérez de Ayala, repudiaron este manifiesto en cuanto se vieron libres en la emigración.”

Los padres intelectuales de la II República, es decir, Ortega y Gasset, Gregorio Marañón y Pérez de Ayala pasaron de recibir con entusiasmo a la República a apoyar abiertamente al ejército nacional y mandar a sus hijos a combatir en sus filas, y lo hicieron tras ver como la república había caído en manos de criminales marxistas que habían dinamitado su legalidad. Por ejemplo, es sonada la reprimenda que el filósofo Ortega y Gasset le echó a Einstein por predicar a favor del Frente Popular sin conocer fehacientemente la situación española.

El nobel Jacinto Benavente recorrió el mismo camino de los anteriores, pasó de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética a manifestarse en la Plaza de Oriente con el caudillo, como también lo hizo Manuel Machado que le dedicó diversos poemas.

Algunos pese a su fuerte personalidad apoyaron y financiaron a los nacionales como Unamuno. Los hermanos Álvarez Quintero de naturaleza conservadora apoyaron también a Franco, Dalí lo hizo sin reservas, a Carlos Arniches el nuevo régimen le vino como un guante, Eugenio D’Ors volvió de París para apoyar a la España nacional, de la misma manera que lo hizo Azorín tras salvar su vida del Frente Popular huyendo a Francia. El pintor Ignacio Zuloaga apoyó también sin reservas al bando nacional. Gerardo Diego de la Generación del 27 se comprometió con el bando franquista. Jardiel Poncela, que estuvo a punto de ser depurado en una checa, escribió algunas de sus mejores obras en el franquismo. Mihura fue franquista y falangista. El catalán Josep Pla, el escritor más relevante en lengua catalana, apoyó la llegada de la República, tras la deriva revolucionaria acabó recalando en el bando franquista. El pintor catalán Joan Miró que también salió de la zona roja volvió de Francia tan pronto como en 1940.

Y todos aquellos intelectuales pudiendo quedarse a vivir en el extranjero al acabar la guerra volvieron a la España de Franco, algunos que no se habían significado políticamente como el historiador medievalista Ramón Menéndez Pidal que recibió diversos honores del franquismo, e incluso volvieron otros que no simpatizaban con la causa como Pío Baroja o Vicente Alexandre pues el régimen les protegía sólo por ser intelectuales españoles.

De haber ganado la guerra el bando rojo, sospecho que la purga y el exilio de intelectuales hubiera alcanzado niveles estalinistas, y al resto se les habría puesto al servicio de la propaganda del partido comunista. Seguiremos profundizando en el tema.

 

CITAS SOBRE FRANCO

Mariscal Pétain:
General y Presidente del Estado de Francés

El General Franco es un gran espíritu y, al mismo tiempo, una cabeza privilegiada. Conocí a Franco en Ceuta en el año 1925, en una revista militar. Yo acompañaba al General Primo de Rivera. Franco era entonces Coronel y conocido por su valor militar y su valentía. La campaña militar (de Alhucemas) la ha dirigido magistralmente, con calma y sangre fría, cual corresponde a un militar de primera clase”.

Gregorio Marañón a Ramón Pérez de Ayala (1937)
 «Tenemos tal fe en que la Causa Nacional es la Causa de España, que la mantendría con todas sus consecuencias»

(Gregorio Marañón en una carta a Ramón Pérez de Ayala, en el otoño de 1937)

Juan Carlos I de Borbón:

“Yo heredé un país que había conocido cuarenta años de paz… durante esos cuarenta años se formó una clase media poderosa y próspera, una clase que prácticamente no existía al final de la guerra civil. Una clase social que en poco tiempo se convirtió en la columna vertebral de mi país”.

(El Rey, de José Luis de Villalonga, Plaza&Janés, Barcelona, 1993, página 251)

Más citas aquí

Apoyos a Franco

Franco y los judíos

Es bien conocida la historia del cónsul español Ángel Sanz Briz que, a instancias de Franco, liberó a miles de judíos de la persecución nazi por medio de pasaportes para salir de territorio alemán (ver) lo que le mereció el título honorífico de Justo entre las Naciones.

Lo que no es tan conocido es que, por orden de Franco, fueron salvados unos 50.000 judíos de toda Europa hasta el punto de ser considerado como un Héroe del Holocausto por un historiador judío.

Tampoco es conocido que en todas las sinagogas de EEUU se recuerda a Franco el día 20 de noviembre y los numerosos testimonios de agradecimiento de personalidades y autoridades judías hacia su persona (Testimonios sobre Franco y los judíos )

Ni tampoco que dos días después de su muerte, el 22 de noviembre de 1975, y ante el arca de la sinagoga de Nueva York, el rabino de la misma hizo una rogativa especial por el alma del Caudillo “…por haber tenido piedad de los judíos…”  Leer más….

¡Tantas cosas han sido ocultadas o tergiversadas en la leyenda negra contra Franco! Pero la verdad padece pero no perece, y hasta los que fueron sus enconados enemigos, como Pio Moa, reconocen y elogian sus méritos en la actualidad:  La gratitud de los judíos a Franco.

Franco, benefactor de los judíos

Los judíos protegidos por Franco o la recurrente tergiversación antifranquista (en respuesta a un artículo de El País)

Franco, mundialmente famoso

Sobre Franco se ha escrito más que sobre cualquier otro estadista de mundo, y 43 años después de su muerte el interés por su figura sigue creciendo. Sólo desde que existe Google, las búsquedas de Franco suman más de 570 MILLONES, y de Francisco Franco, otros 149 millones. Y todas las redes sociales están llenas de testimonios de admiración y recuerdo de su gran obra y de los horrores del Régimen que le precedió.

Reacción mundial ante su muerte

El prestigio de Franco entre la comunidad internacional fue tal que, al conocer la noticia de su muerte, la ONU guardó un minuto de silencio puestos en pie. Asimismo, a su funeral acudieron mandatarios de 93 países. Y esa admiración sigue existiendo en países como Francia, que se ha negado a retirarle a Franco el título de la Legión de Honor (ver noticia). Este prestigio tiene un valor extraordinario considerando la animadversión de los aliados por Franco al término de la Guerra Civil  cuando España fue aislada y sometida a un embargo mundial (VER). De todo ello salió victorioso Francisco Franco con la ayuda de Dios y el apoyo de su Pueblo.

El apoyo del pueblo español

Una de las grandes mentiras que se dicen (y gorda) es que Franco fue un tirano que tenía al Pueblo reprimido y atemorizado. FALSO. Franco obtuvo el apoyo del 80% del CENSO electoral (el 95% de los votantes, con sólo un 11% de abstención) en el Referéndum de su Ley Orgánica de 1966 que estableció una DEMOCRACIA orgánica.

El pueblo español prestó a Franco un apoyo abrumador, hasta el punto de que a su muerte, el 82% de los españoles lloraron su pérdida, según una encuesta INDEPENDIENTE norteamericana del Instituto ICSA-Gallup. (y foto en esta página)

 

LOS INTELECTUALES CON FRANCO

Artículo de Javier Giral Palasí recogido en su libro “Contra la Manipulación de la Izquierda”.

El liberal y antifranquista Salvador de Madariaga escribió sobre las presiones en el ambiente de represión y terror que sufrieron los intelectuales en la zona roja:

“En esta atmósfera de violencia la vida del espíritu era imposible. Al comienzo de la guerra se obligó a los intelectuales del país a firmar un manifiesto en favor de la República, es decir de la revolución que por el extranjero circulaba con disfraz republicano. Los tres escritores que había fundado la Asociación al Servicio de la República en 1931, José Ortega y Gasset, Gregorio Marañón y Ramón Pérez de Ayala, repudiaron este manifiesto en cuanto se vieron libres en la emigración.”

Los padres intelectuales de la II República, es decir, Ortega y Gasset, Gregorio Marañón y Pérez de Ayala pasaron de recibir con entusiasmo a la República a apoyar abiertamente al ejército nacional y mandar a sus hijos a combatir en sus filas, y lo hicieron tras ver como la república había caído en manos de criminales marxistas que habían dinamitado su legalidad. Por ejemplo, es sonada la reprimenda que el filósofo Ortega y Gasset le echó a Einstein por predicar a favor del Frente Popular sin conocer fehacientemente la situación española.

El nobel Jacinto Benavente recorrió el mismo camino de los anteriores, pasó de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética a manifestarse en la Plaza de Oriente con el caudillo, como también lo hizo Manuel Machado que le dedicó diversos poemas.

Algunos pese a su fuerte personalidad apoyaron y financiaron a los nacionales como Unamuno. Los hermanos Álvarez Quintero de naturaleza conservadora apoyaron también a Franco, Dalí lo hizo sin reservas, a Carlos Arniches el nuevo régimen le vino como un guante, Eugenio D’Ors volvió de París para apoyar a la España nacional, de la misma manera que lo hizo Azorín tras salvar su vida del Frente Popular huyendo a Francia. El pintor Ignacio Zuloaga apoyó también sin reservas al bando nacional. Gerardo Diego de la Generación del 27 se comprometió con el bando franquista. Jardiel Poncela, que estuvo a punto de ser depurado en una checa, escribió algunas de sus mejores obras en el franquismo. Mihura fue franquista y falangista. El catalán Josep Pla, el escritor más relevante en lengua catalana, apoyó la llegada de la República, tras la deriva revolucionaria acabó recalando en el bando franquista. El pintor catalán Joan Miró que también salió de la zona roja volvió de Francia tan pronto como en 1940.

Y todos aquellos intelectuales pudiendo quedarse a vivir en el extranjero al acabar la guerra volvieron a la España de Franco, algunos que no se habían significado políticamente como el historiador medievalista Ramón Menéndez Pidal que recibió diversos honores del franquismo, e incluso volvieron otros que no simpatizaban con la causa como Pío Baroja o Vicente Alexandre pues el régimen les protegía sólo por ser intelectuales españoles.

De haber ganado la guerra el bando rojo, sospecho que la purga y el exilio de intelectuales hubiera alcanzado niveles estalinistas, y al resto se les habría puesto al servicio de la propaganda del partido comunista. Seguiremos profundizando en el tema.

 

CITAS SOBRE FRANCO

Mariscal Pétain:
General y Presidente del Estado de Francés

El General Franco es un gran espíritu y, al mismo tiempo, una cabeza privilegiada. Conocí a Franco en Ceuta en el año 1925, en una revista militar. Yo acompañaba al General Primo de Rivera. Franco era entonces Coronel y conocido por su valor militar y su valentía. La campaña militar (de Alhucemas) la ha dirigido magistralmente, con calma y sangre fría, cual corresponde a un militar de primera clase”.

Gregorio Marañón a Ramón Pérez de Ayala (1937)
 «Tenemos tal fe en que la Causa Nacional es la Causa de España, que la mantendría con todas sus consecuencias»

(Gregorio Marañón en una carta a Ramón Pérez de Ayala, en el otoño de 1937)

Juan Carlos I de Borbón:

“Yo heredé un país que había conocido cuarenta años de paz… durante esos cuarenta años se formó una clase media poderosa y próspera, una clase que prácticamente no existía al final de la guerra civil. Una clase social que en poco tiempo se convirtió en la columna vertebral de mi país”.

(El Rey, de José Luis de Villalonga, Plaza&Janés, Barcelona, 1993, página 251)

Más citas aquí

Comparte